MEDICINA Y SALUD

Separaron con éxito a dos siameses que estaban unidos por el cerebro

Entre la conmoción y la labor de la medicina, la historia de los gemelos Arthur y Bernardo Lima trasciende el mundo en las últimas horas. Dos gemelos de 4 años que nacieron unidos por la cabeza fueron separados con éxito después de 33 horas de cirugía en Brasil.

Según informó el equipo médico a The Mirror, los niños compartían el 15 % del cerebro y la vena principal que llevaba la sangre al corazón. «Fue un logro notable», aseguraron. Con la participación de casi 100 profesionales de Río de Janeiro y Londres, el proceso involucró más de 30 intervenciones quirúrgicas distintas. La última duró 33 horas.

Cirujanos del Instituto Estadual do Cérebro Paulo Niemeyer comentaron que durante meses utilizaron proyecciones de realidad virtual. Se basaron en tomografías computarizadas y resonancias magnéticas. «Cosas de la era espacial» comentó Noor ul Owase Jeelani, el neurocirujano británico referente en este tipo de procedimientos, quién encabezó la intervención.

Las distintas cirugías fueron financiadas por el SUS (Sistema Único de Salud) y por Gemini Untwined, organización benéfica infantil para la separación de gemelos craneópagos (gemelos que comparten una parte del cráneo) y cirugía neurocraneal y neuro facial compleja.

«La exitosa separación de Bernardo y Arthur es un logro notable para el equipo en Río y un ejemplo fantástico de por qué el trabajo de Gemini Untwined es tan valioso», comentaron los médicos. «No solo brindamos un nuevo futuro para los niños y sus familias, sino que equipamos a las instalaciones de salud locales con las habilidades y la confianza para hacer un trabajo tan complejo y exitoso, nuevamente en el futuro».
El el médico brasileño Gabriel Mufarrej, jefe de cirugía pediátrica del Instituto Estadual do Cerebro Paulo Niemeyer de Río de Janeiro, aseguró que la cirugía cambiará la vida de los gemelos.

Los niños se están recuperando bien y explicó que, en un primer momento, tras la operación, la presión arterial y la frecuencia cardíaca “se dispararon”, pero pudieron estabilizarlos. La alteración de esos parámetros es normal en los momentos posteriores a este tipo de cirugías y señaló que los gemelos mejoraron cuando se reunieron luego de 4 días y se tocaron las manos por primera vez. Por la posición, nunca habían entrelazado sus manos.

El médico brasileño aseguró que tras el éxito de la cirugía “hubo muchas lágrimas y abrazos” y aseguró que “fue maravilloso poder ayudarlos en este viaje. Desde que los padres de los niños vinieron de su hogar en la región de Roraima (en el extremo norte, a unos 3.200 de distancia) a Río para buscar nuestra ayuda hace dos años y medio, se habían convertido en parte de nuestra familia en el hospital. Estamos encantados de que la cirugía haya ido tan bien y que los niños y su familia hayan tenido un resultado que les haya cambiado la vida”, manifestó.

Se estima que, en el mundo, uno de cada 60 mil niños nacidos vivos son siameses, es decir gemelos que se encuentran unidos por alguna parte del cuerpo. Se trata, de esta forma, de una condición rara. Pero aún más rara es la posibilidad de que una pareja de hermanos nazca unida por la cabeza. Son apenas el 5% del total de siameses, según estiman los especialistas.

A esto se le suma la escasa posibilidad de que estos niños logren sobrevivir más de un mes después de su nacimiento. De acuerdo con esas cifras, cada año nacen en el mundo 50 pares de gemelos craneópagos. De ellos, se cree que solo 15 viven más allá de los 30 días.

Estas estadísticas hacen especial el éxito científico de la separación de los gemelos brasileños Bernardo y Arthur Lima.

Comentarios