LOS TAPABOCAS NO PROTEGEN, ENFERMAN.

Con mucha tristeza sigo viendo marchar por las calles de la ciudad a ancianos, adultos, jóvenes y niños portando bozales de todo tipo creyendo ingenuamente estar protegiendose de supuestos virus letales que pupulan por el espacio o protegiendo a terceros de sus alientos potencialmente contagiosos. Como médico debo decir que estas imágenes me resultan propias de un subrealismo escalofriante.

Cuánta ignorancia, desinformación y miedo irracional han logrado instalar en gran parte de la sociedad a fuerza de una larga e incesante propaganda de terrorismo sanitario.

No existen estudios científicos sólidos que hayan demostrado beneficio alguno con el uso de barbijos, mascarillas o tapabocas en población general, todo lo contrario, dan una falsa sensación de protección y ocasionan consecuencias negativas para la salud física y psicosocial. Como tantas veces se ha dicho estas afirmaciones han sido históricamente reconocidas por toda la comunidad científica internacional, por la misma Organización Mundial de la Salud y ratificadas en una última publicación de este organismo en junio de este año.

Existen básicamente dos maneras probadas de contagio por virus respiratorios como los de la gripe y los distintos coronavirus: la vía directa por gotas de secreciones respiratorias producidas únicamente por el estornudo o tos de personas enfermas en contacto estrecho, y la vía indirecta a través de las mucosas de la cara por inoculación con las manos o elementos contaminados.

No es cierto que los coronavirus ,así como los virus de la influenza, se encuentren flotando en el aire. Los únicos sitios donde podría existir contagio aéreo serían algunos lugares cerrados dentro de ámbitos hospitalarios donde se realizan nebulizaciones o maniobras en la vía aérea de personas enfermas utilizando aire u oxígeno presurizado. Esta información también ha sido reconocida por la OMS en el informe ya citado.

Es inadmisible que todavía existan médicos que sabiendo y reconociendo la mentira del encierro, el uso de tapabocas y el distanciamiento entre personas sanas sigan guardando silencio por miedo.
Así mismo los principales medios de comunicación siguen sin dar lugar a voces de profesionales altamente calificados que cuestionan con total fundamentación las medidas tomadas en esta mal llamada pandemia, medidas irracionales que a esta altura de los hechos han demostrado causar mucha más enfermedad y muerte que cualquier virosis respiratoria.

Ya han causado demasiado daño. Si es usted un profesional de la salud con conocimientos y ética debe pronunciarse de inmediato a favor de la verdad, la salud bien entendida y la libertad, educando y llevando tranquilidad a sus pacientes.

Leonardo González Bayona
Médico especialista en medicina familiar
MN 97.300

Comentarios