EMANUEL GAINZA | ¿Quién piensa en la gente? 

¿Quién piensa en el 50% de los chicos pobres del país que no tienen oportunidad de acceder a una computadora o una conexión estable a internet? ¿Quién piensa en los padres que se enteran un domingo a la noche que al otro día uno de los dos no puede ir a trabajar porque no tienen con quién dejar a sus hijos? ¿Quién piensa en el dueño de un gimnasio o el profe de educación física que tiembla cada vez que anuncian nuevas restricciones? ¿En el almacenero al que le obligan a cerrar en el horario que más vende? ¿En el comerciante que ya no sabe cómo endeudarse para no tener que despedir a sus empleados?

 

La respuesta a cualquiera de estas preguntas muestra dos de los peores síntomas de la pandemia que, si bien no aparecen en los diarios o en la televisión, todos los argentinos sabemos que están presentes en las decisiones que toma el gobierno: improvisación y falta de sentido común. 

 

La decisión de imponer el cierre de las escuelas en la provincia de Entre Ríos es el peor reflejo de una dirigencia que actúa de manera obsecuente al gobierno nacional y a sus restricciones pensadas en Buenos Aires, por encima del bienestar de su gente.

 

Los entrerrianos no somos tontos, el gobierno no debería confundir obediencia y respeto, con ingenuidad e ignorancia. Los mismos Ministros que primero afirmaron que las escuelas no son foco de contagio, son los que al día siguiente dijeron que hay que cerrarlas. 24 horas después, vuelven a cambiar de criterio anunciando que será sólo por 7 días. Sin embargo, los propios datos publicados por el Ministerio de Educación de la Nación concluyen que el índice de contagio en las escuelas es del 0.12%.*

 

Las medidas se cuestionan no porque subestimemos el virus o queramos que nuestra gente se enferme (sería una locura pensar eso); se cuestionan porque no tienen sustento en datos, en información ni tampoco en sentido común. ¿Quién puede pensar que alguien quiera enviar a sus hijos a enfermarse?¿O suponer que Unicef o la Sociedad Argentina de Pediatría, por nombrar algún ejemplo, estén buscando propagar una enfermedad?

 

Cuesta creer que quienes toman las decisiones en el manejo de esta cuarentena no sean padres de niños que presenten algún problema por la falta de interacción con sus compañeros o que incluso no sepan que la mejor herramienta para darle igualdad de oportunidades a los chicos más pobres está en la presencialidad de las aulas.  

 

El Gobierno necesita reflexionar y volver a escuchar a la gente; quienes nos dedicamos a la política, y me incluyo, pero sobre todo quienes hoy tienen la responsabilidad de guiarnos a través de esta crisis, tenemos que salir del frasco, dejar de pensar en la elección y dedicarnos a poner la oreja, mirar la realidad y tomar decisiones con datos, argumentos y dando certezas frente a tanta incertidumbre. 

 

En una sociedad con la mitad del país en la pobreza y una pandemia que no da tregua, el único margen que nos queda es poner el hombro con el que está al lado, con la verdad y pensando en la gente.

Emanuel Gainza

Ex Candidato a Intendente de Paraná

 

*Fuente: https://www.argentina.gob.ar/noticias/los-casos-positivos-de-covid-en-las-escuelas-representan-el-012-en-estudiantes-matriculados

Comentarios