Repudiamos enérgicamente el acto de vandalismo perpetrado en la escultura ubicada en Plaza Urquiza que simboliza, a través del Pañuelo de las Madres de Plaza de Mayo, la lucha contra la Dictadura por Memoria, Verdad y Justicia y la defensa de la Democracia.

Desde el ámbito político e institucional debemos rechazar este ataque y redoblar el esfuerzo para concientizar sobre la importancia del cuidado de los bienes públicos, especialmente aquellos que, como en este caso, refieren a un valor fundamental como la institucionalidad democrática.

Comentarios